Meditaciones

Meditar es estar presentes, es estar consciente de tu propia vibración,  es conectarse contigo misma (o), con tu verdadero ser mediante un estado de relajación.

Podemos estar en estado de meditación durante todo el día, presentes en nuestra experiencia, percibiendo en el aquí y en el ahora; sintiendo las sensaciones de tu cuerpo, conscientes de las energías que fluyen dentro y alrededor de tu ser.

Meditar no es desconectarse de las emociones, ni de los sentimientos, ni siquiera de los pensamientos, se trata de observarlos sin ningún juicio, es allí donde aprendes a conocerlos y por ende a conocerte a ti misma (o), a comprenderte mejor.  Por esta razón meditar no es algo que debamos realizar sólo en ciertas ocasiones, en determinados días u horas. Podemos meditar mientras preparamos nuestros alimentos, cuando caminamos, cuando nos bañamos conscientes de la ocasión que estamos viviendo.

Meditar es la contemplación profunda de tu presencia, observándote de manera consciente en cada instante, momento a momento durante todo el día. 

Meditar es abrir la mente, el corazón, el cuerpo y el espíritu hacia la experiencia, sin expectativas, porque cuando se espera un resultado o se va en busca de la meditación perfecta la mente se pone rígida, no logras sintonizarte y  bloqueas tu experiencia.  

Algunas veces durante la meditación la mente divaga perdiendo el enfoque, está bien, eso hace parte de la vivencia. 

La meditación aporta beneficios de maneras inesperadas, por esta razón con el fin de poder apoyar a las personas que se están iniciando en esta práctica dirijo meditaciones presenciales con una charla anterior a la meditación, o meditaciones guiadas por videoconferencia y además de meditaciones grabadas. 

Meditación guiada: 

Siempre son una buena idea las meditaciones guiadas, ayudan a cimentar el hábito de la meditación diaria.  Durante las meditaciones guiadas te explico, te acompaño durante el proceso, te brindo aliento para estar presente en t y  te apoyo a través de la experiencia

Las meditaciones virtuales o grabadas son tan efectivas como las meditaciones en vivo, no existe una meditación buena o mala. 

Mitos acerca de la meditación:

  • Se necesita estar en paz para meditar:

    Eso es como decir que no puedes ir a terapia si tienes alguna dificultad en tu vida. De la misma manera en que acudimos a terapia porque sentimos la necesidad de solucionar un aspecto de nuestra vida; la meditación ayuda a lograr la calma, la quietud y la paz que no se tiene en ese momento y te ayuda a recordar que la paz siempre está dentro de ti.

  • Durante la meditación no se piensa:

    Muchas personas piensan que están meditando mal debido a que no logran vaciar su mente y dejarla en “blanco”, la mente está hecha para pensar, esa es su naturaleza; no se trata de que no tengas pensamientos, sin embargo la meditación te ayuda a dar un paso atrás para comprender que no eres tus pensamientos, a verlos sin apego, con mayor claridad sólo observandolos sin quedarte atrapada (o) en ellos. La meditación te cambia la experiencia con tus pensamientos .
  • Se debe estar a solas y disponer de mucho tiempo:

    Puedes meditar en cualquier momento, en cualquier situación y en cualquier lugar, dedica  de uno a cinco minutos a estar presente observando las sensaciones mientras respiras lentamente.